5.6- Una introducción al Pensamiento Xi Jinping: tradición y modernidad

Actualizado: 7 de sep de 2020


Por Rodrigo Cueto García


Resumen

El presente artículo tiene el objetivo de servir como una guía introductoria al “Pensamiento Xi Jinping”, es decir, la formulación teórica de la línea política del Partido Comunista China en el momento presente. Para ello se contextualizará la tendencia política que va desde las reformas de finales de los 80, pasando por la teoría de la “triple representatividad” de Jiang Zemin y la “concepción científica del desarrollo” de Hu Jintao, para desembocar en el Pensamiento Xi Jinping. El principal objeto de análisis del artículo serán las conexiones entre el pensamiento tradicional de raíz confuciana y el Pensamiento Xi Jinping, identificando el lugar que ocupa el marxismo dentro del conjunto. Se trata de hacer un balance entre el peso de la tradición y la influencia de la visión materialista de la historia, señalando sus puntos de coincidencia y contradicciones. En la actualidad, el marxismo adaptado a la realidad china aspira a servir como motor de renovación de la tradición cultural de este país, contemplándola con ojos críticos pero aprovechándola en su favor. La doctrina que se expondrá en este artículo pretende ser la piedra de toque para la realización efectiva del “socialismo con características chinas”.


Palabras clave: pensamiento Xi Jinping, socialismo con características chinas, confucianismo, sueño chino.



I. Consideraciones previas


El 24 de octubre de 2017 se acordó adoptar el “Pensamiento Xi Jinping” como parte de la Constitución del Partido Comunista Chino. De esta forma, el Pensamiento Xi Jinping pasaba a formar parte de la doctrina política del partido junto al Pensamiento Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping, la “teoría de la triple representatividad” de Jiang Zemin y la “teoría del desarrollo científico” de Hu Jintao. Es importante apreciar que esta doctrina política tiene el rango de “pensamiento”, es decir, se considera de mayor importancia que las aportaciones de líderes como Jiang Zemin o Hu Jintao y de la misma importancia que el corpus teórico de Mao.


Cuando se trata de indagar en el pensamiento de un determinado autor la postura materialista exige que se abandone cualquier tipo de explicación basada en el “genio” individual. Por el contrario, cada personaje histórico debe ser situado como parte de una tradición de pensamiento y contextualizado en una cultura determinada. Precisamente afirmamos que el pensamiento Xi Jinping no es, exclusivamente, la emanación intelectual del conocido líder chino sino que responde a la confluencia de varias tradiciones de pensamiento y, sobre todo, a la plasmación en el discurso de los principales retos de la sociedad china, vistos desde el prisma de su élite dirigente. En última instancia el pensamiento Xi Jinping sería un producto de las condiciones materiales de la realidad específica de China.


La política no se reduce al lenguaje pero el lenguaje es uno de los muchos medios a través de los que se materializa la política. Cuando queremos comprender la política exterior norteamericana después de la Segunda Guerra Mundial no podemos limitarnos a estudiar la comparecencia de Harry Truman ante el Congreso de los Estados Unidos el 12 de marzo de 1947 (Doctrina Truman) No obstante, el estudio de dicha política exterior exige atender a los documentos políticos en que se plasma, entre ellos, el citado discurso. Gracias a esta analogía se puede afirmar que el estudio de la política actual china no se agota en el conjunto de documentos agrupados bajo el rótulo “Pensamiento Xi Jinping” pero el análisis de los mismos es imprescindible si se quiere abordar una visión de conjunto de la política del país asiático y su lugar en el mundo. En una interpretación ortodoxa de la teoría marxista diremos que lo superestructural, en este caso en el terreno de la teoría, no es exclusivamente un “reflejo” de la base económica, pues se objetiva, a cada paso, en todos los ámbitos del ser social.


Por lo tanto, el objetivo de este artículo es doble. Por un lado, se trata de presentar una visión introductoria del Pensamiento Xi Jinping, en el plano discursivo, que identifique las principales líneas de actuación política. La realización de este discurso en la práctica requeriría de un análisis más profundo que contemple otros campos como el económico, el político o el cultural. Por otro lado, el principal propósito es comprender cómo las aportaciones más novedosas a la doctrina oficial del Partido Comunista Chino suponen una síntesis entre algunos de los elementos del pensamiento tradicional chino (especialmente de raíz confuciana) y la particular interpretación del marxismo chino, renovando la tradición a los ojos de la modernidad.



II. Las particularidades de la vía China