5.3- Estudiantes españoles en Corea del Norte: una entrevista internacionalista.

Actualizado: 7 de sep de 2020

Por Santiago Lascano Díaz


Resumen: Lorenzo y Aitor se han convertido en los primeros españoles en llevar a cabo sus estudios en la universidad de Kim Il-Sung. Tres son los meses que han estado conviviendo en el polémico país de la República Popular Democrática de Corea, nación que es objeto de debate incluso entre los movimientos comunistas patrios. Entre otras cosas, la RPDC ha sido tildada de régimen nacionalista (además de “totalitario” y “orwelliano” según la terminología usada por prestigiosos reporteros y documentalistas que acceden al país, véase Jon Sistiaga o Jalís de la Serna). No obstante, estos jóvenes colaboradores de la Asociación de Amistad con Corea (organismo creado por D. Alejandro Cao de Benós, honorario del país asiático en Occidente y anteriormente entrevistado en el nº 1 de nuestra revista) se sienten muy orgullosos de su origen proletario y de ser aprendices de la compleja doctrina del kimilsungismo-kimjongilismo. En esta entrevista aprenderemos un poco más sobre la curiosa nación que, 70 años después de su fundación, sigue siendo una espina clavada para el capitalismo y un ejemplo de soberanía nacional.

Palabras clave: Corea del Norte, RPDC, Estudiantes, juche, Kim Il-Sung.




Lorenzo y Aitor frente al Arco de Triunfo de Pyongyang, el más grande del mundo.
Lorenzo y Aitor frente al Arco de Triunfo de Pyongyang, el más grande del mundo.


1. Lorenzo y Aitor. Antes que nada, gracias por acceder a nuestra entrevista. Sois los primeros españoles que han convivido como estudiantes en la República Popular Democrática de Corea, aprendiendo durante 3 meses el idioma coreano. Teniendo en cuenta la dificultad de acceso a la RPDC debido al bloqueo internacional y a su permanente estado de alerta por guerra nuclear ¿Cómo lográsteis este acceso privilegiado al país?


Lorenzo: Lo logramos a través de Alejandro Cao de Benós, que hizo el papeleo necesario para que esto fuera posible.


Aitor: También ayudó mucho el camarada Mikel Vivanco, Delegado Oficial de la KFA (Korean Friendship Association - Asociación de Amistad con Corea) en España. Y fue importante la relación y el trabajo que hicimos durante años con la KFA y con la RPDC.



2. - Queda claro que, habiendo realizado una labor internacionalista por el país (como las que hace la KFA), es más fácil adentrarse en su sociedad. No obstante, ¿Creéis que de no estar en guerra ni tan sancionada, la RPDC tendría unas políticas migratorias más flexibles que las que tiene actualmente? ¿El requisito de colaborar para ganarse la confianza del gobierno seguirá siendo indispensable?


L: Yo creo que el requisito de colaboración debería ser indispensable, ya que tienen que controlar quién entra. Obviamente, las políticas de migración serían más flexibles si no hubiera ni sanciones ni amenazas. Vimos muchas limitaciones por esas cosas. Por ejemplo, las líneas de móvil de Koryolink son caras debido a las sanciones y boicot de Estados Unidos.


A: Al no haber ni guerra ni sanciones, la colaboración de la RPDC y los demás países sería mucho mayor. Habría muchas más opciones de poder visitar, estudiar y trabajar en el país. Pero sería todo de forma controlada en la mayoría de los casos. Hoy día muchas cosas están sujetas a cambio, a consecuencia de malos actos y comportamientos de turistas y extranjeros, algo que comprobamos en nuestra estancia.



3. - ¿Qué clase de esos malos comportamientos habéis observado? ¿Y cuáles son las medidas que se toman?


L: Los malos actos suelen ser por abuso de confianza por parte de turistas extranjeros. En mis tres visitas no he visto malos comportamientos directamente. Lo que sí he visto han sido turistas chinos armando escándalo varias veces y llevando a los coreanos al límite de su paciencia. Las consecuencias las pagamos el resto de los extranjeros como bien ha dicho Aitor. No estoy seguro si hacen algo aparte de recibir una reprimenda si no es algo delictivo.


A: Un ejemplo fue en los Estudios de Cine de Pyonyang, donde la guía nos comentó que el día anterior turistas alemanes o franceses tuvieron muy mal comportamiento y al parecer rompieron algún disfraz. Por esa misma razón a nosotros, al día siguiente, no nos dejaron disfrazarnos. Y otro caso que suele ser muy común, es el de fotografiar puestos de control de militares, cuando los guías dejan claro que no se pueden hacer fotos.


L: Añado lo que ha nombrado Aitor con el tema militares, por si alguien va a la RPDC: No se puede fotografiar a ningún militar esté o no en su puesto de trabajo. Recordemos que es un país que está bajo armisticio desde 1953 y que la guerra no ha acabado aún.



4. - ¿Os habéis encontrado con un "paraíso socialista"? Puntos a favor y en contra de categorizar a Corea con esa definición.


L: Puntos a favor: Precios muy baratos en las tiendas, gente muy educada socialmente, comida de calidad, buena educación, buena formación marxista en el sentido amplio de la definición de marxismo y del materialismo dialéctico. Buen sistema de transporte público 100% eléctrico dentro de Pyongyang. Puntos en contra: No poder ir a ciertos sitios dado que están subvencionados y solo pueden ir los coreanos. Dichos sitios suelen ser tiendas, cines, comprar en puestos callejeros, etc., cierto punto de xenofobia hacia algunos extranjeros (comprensible debido al tema de la guerra), falta de coordinación entre algunos departamentos (debido a esto a veces se hacen algunas gestiones interminables) y precios excesivos de algunos billetes de avión (comprensible debido al embargo de queroseno). Hay tiendas y restaurantes no subvencionados.


A: Existe en general un sentimiento muy positivo sobre el trabajo. No vi gente estresada, amargada o deprimida. La gente tiene buenas condiciones de trabajo y una cohesión de trabajo envidiable. Los encargados en los restaurantes, por poner un ejemplo, tratan a los camareros casi como a sus hijos, no hacen demasiadas horas y tienen bastantes descansos (dependiendo siempre del volumen del trabajo). En general en Corea, la gente en cargos de responsabilidad siempre trabaja codo con codo los demás y no se aísla de la realidad ni actúa de forma condescendiente. El pueblo en general dispone de todo lo que necesite, desde educación gratuita hasta la universidad, sanidad gratuita o subvencionada si son medicamentos extranjeros (cobertura dental) y vivienda gratuita cedida por el Estado. Aparte de esto, el país dispone de muchos parques de atracciones, parques acuáticos, centros de esquí, centros de ocio, cines, teatros, zoológicos, óperas, grandes centros deportivos... Todo el ocio es totalmente accesible para el pueblo, incluso en los propios trabajos regalan entradas para ciertos lugares temáticos, que suelen estar abarrotados de gente. Aunque lo que los coreanos van casi todos los días es a bares, restaurantes y karaokes. En puntos negativos diría el problema a veces de la pesada burocracia, problemas en el mantenimiento de cierta infraestructura por vejez y no poder remplazarla a consecuencia de las sanciones. Y por último la diferencia de desarrollo entre la ciudad y el campo. Es un problema del que son muy conscientes los coreanos. Están trabajando en ello, pero les queda mucho por delante en ese aspecto.



5. - ¿Habéis tenido conversaciones allí con cristianos, budistas, chondoístas o seguidores de alguna religión? ¿Cómo compaginan sus ideas con el juche?


L: Yo al menos personalmente no. Aunque el tema religioso lo mantienen muy íntimamente.


A: Desgraciadamente no tuve tampoco la oportunidad de conocer a ninguno ni encontré libros en castellano sobre esos temas. Lo que si tengo entendido es que el partido chondoísta y otras organizaciones religiosas se dedican principalmente a asuntos culturales y relacionados con la historia de Corea.


L: El chondoísmo tiene muchísima relación con el patriotismo coreano. Ellos buscan "crear el cielo en la tierra" y lucharon por la liberación de Corea, con codo con Kim Il-Sung y el EPC (Ejército Popular de Corea).