4.7- Desde Lutero hasta Hitler


Por Leoncio González Hevia [1]

Resumen: Un obispo de Turingia dijo que el 1 de noviembre de 1938 ardieron las sinagogas en Alemania y era el día del aniversario de Lutero. Lutero fue uno de los primeros en decir que había que deshacerse de los judíos matándolos a todos. Los «Discursos a la nación alemana» de Fichte marcaron el inicio del nacionalismo alemán y sellaron la peligrosa alianza de un crecimiento intelectual y un orgullo patriótico alentado por la conciencia de superioridad y tentado por la ambición de la hegemonía europea. En Hegel se ve claramente que el judaísmo no es una religión superior y de aquí se deducen ya posiciones muy próximas a las que después adoptarán muchos teólogos de la época nazi. Se apunta el pangermanismo de Bismarck y su antisemitismo, y al propio Schopenhauer cuando habla del hedor judío, y a Lagarde y otros antisemitas que en la época de Bismarck tanto influyeron. Hitler nunca disimuló su ambición: la humanidad sólo puede avanzar regresando a sus orígenes, a la Sangre, la Raza y el Suelo. ¿Acaso Nietzsche no glorificó la voluntad de poder? Pues «Así habló Zaratustra» es una doctrina totalmente germana, fascista y todo lo que se quiera decir por el estilo.

Palabras clave. Lutero, Nietzsche, Hitler, «Solución Final», nazismo.






La filosofía idealista alemana contiene elementos abundantes que luego aparecieron en el nazismo. Hay un camino directo desde Lutero, pasando por Fichte, Hegel, Bismarck y Nietzsche, hasta Hitler. Este camino directo está dicho como una gradación de escalones que están dándose entre otros varios caminos, y hay una dirección que puede ser reconstruida en este sentido sin implicar la idea de finalidad, es decir, hay una dirección ortogenética que se toma hacia muchos elementos del nazismo.

En el libro de Daniel Jonah Goldhagen «Los verdugos voluntarios de Hitler: Los alemanes corrientes y el Holocausto» (1996) se cita a un obispo alemán de Turingia que escribe una antología de textos luteranos contra los judíos, y termina diciendo que el día 1 de noviembre de 1938 ardieron las sinagogas en Alemania y era el día del aniversario de Lutero.

El feroz antisemitismo del reformador de la iglesia del siglo XVI Martín Lutero ayudó a gestar el clima en el que los nazis mataron a 6 millones de judíos, escribió René Süss en «Luthers theologisch testament» («El testamento teológico de Lutero», 2010). El odio de Lutero por los judíos no fue un pequeño error, sino más bien parte de la esencia de su ideología religiosa reaccionaria. Hoy en día, muchos aún lo ven como uno de los más grandes héroes alemanes y cristianos de todos los tiempos.

Lutero se hizo famoso por su lucha contra la iglesia católica romana durante la Reforma. Su ira fue causada especialmente por el comercio de indulgencias, con el que los ricos podían deshacerse de sus pecados y comprarse un lugar en el cielo. También se pronunció en contra de la celebración de los santos, los cultos en torno a las reliquias, el celibato y la jerarquía papal. Consiguió su lugar en los libros dominantes de historia cristiana como luchador por la emancipación y la autonomía individual, y contra la corrupción católica y la explotación de los pobres. Debido a que tradujo la biblia al alemán y sentó las bases del nacionalismo alemán, todavía es alabado como el símbolo de la unidad alemana.

La investigación de Süss y otros críticos de Lutero muestra lo incorrecta que es esta imagen positiva del reformador. Lutero copió elementos importantes de la ideología católica romana extremadamente conservadora e incluso los amplió. Las personas que se encontraban en el fondo de la escala social o que se desviaban de los estándares dominantes, podían contar con su odio excesivo. Juntos, sus escritos forman una gran despotricada contra los judíos, las mujeres, los no creyentes, los granjeros y los discapacitados, y además contra todos los que no querían someterse a la tiranía de la nobleza y la realeza. A los súbditos nunca se les permitiría resistirse a la autoridad del estado, porque ese poder era «dado por Dios». «Es mejor cuando los tiranos cometen 100 injusticias contra el pueblo, que cuando el pueblo comete una sola injusticia contra los tiranos», según Lutero. «Por muy mala que sea la administración, Dios aún prefiere tolerar su existencia, que permitir que la chusma se amotine, por muy legítimo que sea. Un monarca debe seguir siendo monarca, incluso si es un déspota. Necesitará decapitar sólo a unos pocos, pues debe tener súbditos que le permitan gobernar». De esta manera Lutero cambió una doctrina religiosa autoritaria, el Catolicismo Romano, por otra: El luteranismo. Debido a sus ideas autoritarias, su forma de protestantismo se hizo popular entre la clase media y los funcionarios. El luteranismo fue especialmente popular en Alemania. La gente en los Países Bajos prefería las doctrinas del otro reformador de la iglesia: Juan Calvino.

En 1524 los granjeros empobrecidos se levantaron contra un gobierno que los explotaba sin piedad. Fueron liderados por el teólogo colega de Lutero, Thomas Münzer. Lutero eligió incondicionalmente el lado del poder. En su panfleto «Contra las hordas de campesinos asesinos y ladrones», los llamó a golpear duro contra los rebeldes. «Por lo tanto, quien pueda, debe golpear, estrangular y apuñalar, en secreto o públicamente, y debe recordar que no hay nada más venenoso, pernicioso y diabólico que un hombre rebelde. Así como se debe matar a un perro loco». «Las brujas y los discapacitados también deben ser perseguidos y asesinados, dijo, porque supuestamente son diabólicos». Y a sus ojos las mujeres no eran más que máquinas de criar y tirar basura, cuyo único propósito era conseguir niños en nombre de Dios y morir en el parto si era necesario.

Los más locos despotriques de Lutero, sin embargo, estaban reservados a los judíos. Incluso en aquellos días, cuando el antisemitismo religioso era completamente normal y los judíos eran tratados como personas de segunda categoría, el delirante y loco odio de Lutero hacia los judíos fue notado por muchos. «Es un maestro en el arte de la distorsión, la calumnia, la difamación y la exageración», mencionó su contemporáneo Erasmo, que también era antisemita. En su «Sobre los judíos y sus mentiras», una de las más horribles cábalas antisemitas de todos los tiempos, Lutero llama a los judíos entre otras cosas «profetas asesinos, sabuesos, mentirosos, una prole de serpientes e hijos del diablo, seductores del pueblo, usureros, estranguladores, vientre indolente, esta escoria apestosa y levadura mohosa». Los judíos eran supuestamente «cegados, malditos, malvados, vengativos, codiciosos, blasfemos, celosos, engreídos, poseídos, tercos e incorregibles». Nos gobernaban, envenenaban nuestros pozos, secuestraban a nuestros hijos, los perforaban para extraerles la sangre y la usaban para hacer matzá, un pan plano judío. Son la «desgracia» de «nuestra» tierra. Lutero utiliza todos los mitos y estereotipos antisemitas concebibles, excepto, por supuesto, el antisemitismo racial, que se desarrolló sólo en el siglo XIX.

Lutero fue uno de los primeros en decir que había que deshacerse de los judíos matándolos a todos. Con él comienza la ideología de la «Solución Final» de la «Cuestión Judía», el horrible objetivo de un mundo sin judíos. Durante siglos los gobernantes e ideólogos cristianos habían argumentado que la religión judía se había vuelto redundante y debía terminar. Con el nacimiento de Cristo, supuestamente el hijo de Dios, se cumplió la promesa de la venida del Mesías. Y como los judíos no habían aceptado al Mesías y supuestamente incluso lo habían crucificado, fueron rechazados y condenados por Dios. Dios había castigado a los judíos enviándolos al exilio para siempre. Ya no consideraría a los judíos como su pueblo elegido; fueron reemplazados por los cristianos.




Liberación del campo de concentración de Bergen-Belsen, abril de 1945. Una de las fosas comunes parcialmente llena de cadáveres.

«Por lo tanto, en cualquier caso, ¡¡fuera con ellos!!», era la esencia de las propuestas de Lutero a las autoridades de su época. Porque «tenemos la culpa de no haberlos matado». Instó a los gobernantes a que realmente comenzaran a perseguir a los judíos. «Mientras tanto, nuestros príncipes y gobernantes se sientan y roncan con la boca abierta y permiten a los judíos tomar, robar y hurtar de sus bolsas de dinero y tesoros abiertos lo que quieran. Es decir, dejan que los judíos, por medio de su usura, los despellejen y desplumen a ellos y a sus súbditos y los hagan mendigos con su propio dinero. Porque los judíos, que son exiliados, no deben tener nada, y lo que tengan debe ser de nuestra propiedad. No trabajan, no ganan nada de nosotros, ni se lo damos o presentamos, y sin embargo están en posesión de nuestro dinero y bienes y son nuestros amos en nuestro país y en su exilio. Un ladrón es condenado a la horca por el robo de diez florines, y si roba a alguien en la carretera, pierde la cabeza. Pero cuando un judío roba y roba diez toneladas de oro a través de su usura, es más estimado que el propio Dios», se queja Lutero. A veces sus despotriques antisemitas socioeconómicos parecen superar incluso su tradicional antisemitismo religioso. «Nos dejan trabajar con el sudor de nuestra frente para ganar dinero y propiedades mientras ellos se sientan detrás de la estufa, perdiendo el tiempo, tirándose pedos y asando peras. Se atiborran, engullen, y viven con lujo y facilidad de nuestros bienes duramente ganados. Con su maldita usura nos mantienen cautivos a nosotros y a nuestra propiedad. Además, se burlan y se mofan de nosotros porque trabajamos y les dejamos hacer el papel de escuderos perezosos a nuestras expensas y en nuestra tierra». Desde su posición de desvalido, Lutero acusó al poder de dejarse gobernar por los judíos. En realidad los judíos fueron reprimidos, proscritos y expulsados de muchos países en la época de Lutero.

«Aunque no se puede declarar a Lutero culpable de los crímenes nazis, tampoco se le puede declarar inocente de su corresponsabilidad en el auge y la historia criminal de este antisemitismo. Hay que decir al menos que Lutero ha bajado seriamente el umbral del derrocamiento a la liquidación de los judíos», escribe Süss. Lo que Hitler hizo, Lutero aconsejó, con la excepción de las cámaras de gas. Lutero fue un pionero de la Shoah. Esa es la conclusión inevitable que uno tiene que sacar de los escritos de Lutero. En «Sobre los judíos y sus mentiras» había desarrollado un plan de pogromo de siete puntos que los nazis siguieron estrictamente, comenzando con la Noche de los Cristales Rotos del 9 de noviembre de 1938. «Primero, incendiar sus sinagogas o escuelas y enterrar y cubrir con tierra todo lo que no se queme, para que ningún hombre vuelva a ver una piedra o ceniza de ellos», escribió. Además, llamó a destruir los hogares de los judíos, a quitarles sus libros sagrados, a matar a los rabinos que todavía quieren enseñar, a desautorizar a los judíos en las calles, a prohibir su «usura», a quitarles todo su dinero y joyas, y a imponer trabajos forzados a los judíos fuertes y jóvenes. Y cuando los gobernantes no quisieran hacer todo eso, al menos expulsarlos del país, hacia Jerusalén. Influyó en los gobernantes alemanes para que persiguieran más a los judíos.

Los nazis no necesitaban exagerar la demonización de los judíos para poder usarla con gratitud. En 1923 Hitler elogió a Lutero, y lo llamó el mayor genio alemán, que «vio al judío como nosotros hoy empezamos a verlo». Durante la Segunda Guerra Mundial muchos líderes religiosos invocaron a Lutero para justificar la política de liquidación contra los judíos. Y durante los juicios de Nuremberg después de la guerra, Julius Streicher, editor jefe de la revista antisemita «Der Stürmer», se defendió diciendo que incluso un «genio» como Lutero odiaba a los judíos, y que era amado tanto por amigos como por enemigos. «Hoy estaría en el banquillo de los acusados en mi lugar, si “Sobre los judíos y sus mentiras” hubiera sido traído por los fiscales», afirmó Streicher.

Los «Discursos a la nación alemana» de Fichte marcaron el inicio del nacionalismo alemán y sellaron la peligrosa alianza de un esplendoroso crecimiento intelectual y un orgullo patriótico alentado por la conciencia de superioridad y tentado siempre por la ambición de la hegemonía europea. Johann Chapoutot recoge en «La revolución cultural nazi» una cita de Roland Freisler que señala con claridad la venerable genealogía intelectual que la moral nazi pretendía hacer suya: la «concepción alemana» de una «comunidad» (Gemeinschaft) debería sustentarse en «el imperativo categórico kantiano; el deber fichteano; la máxima de Federico Guillermo de Prusia de ser el primer servidor del Estado; la concepción de Clausewitz de la esencia militar alemana» y, en fin, «el principio nacionalsocialista: el interés común está por delante del interés privado».


Hegel divide la Historia en cuatro partes: la oriental, la griega, la romana y la germánica. Y subraya que el judaísmo ha descubierto el espíritu, dios, pero es un dios separado del mundo, infinitamente superior al hombre, y por consiguiente el judaísmo no funda una religión auténtica; para esto hay que esperar al cristianismo; el cristianismo sí que, efectivamente, ya expresa como dogma fundamental que ese dios judío es Cristo, que es un hombre, lo cual es una blasfemia para los judíos como luego lo será para los musulmanes; lo cual implica que los judíos quedan relegados completamente de la Historia Universal; en Hegel ya se ve claramente que el judaísmo no es una religión superior y de aquí se deducen ya posiciones muy próximas a las que después adoptarán muchos teólogos de la época nazi.


En cuanto a Bismarck, bastaría con remitirnos al libro de Georges Weill «La Europa del Siglo XIX y la idea de nacionalidad» (UTEHA, 1961). Allí hay un capítulo donde se habla del pangermanismo de Bismarck y del antisemitismo. Añadir al propio Schopenhauer cuando habla del hedor judío, a Lagarde y otros antisemitas que en la época de Bismarck tanto influyeron… sin perjuicio de que Bismarck naturalmente tomase contacto con los banqueros judíos cuando le interesaba, exactamente igual que Carlos V.


El latido del pensamiento nietzscheano se aprecia en los discursos de Hitler. El dictador no ha profundizado en su obra, pero conoce sus ideas más populares, que ya circulan como eslóganes o fórmulas magistrales. En «El enemigo de los pueblos», un discurso del 13 de abril de 1923, vocifera: «Ante Dios y el mundo, el más fuerte tiene el derecho de hacer prevalecer su voluntad. […] Toda la naturaleza es una formidable pugna entre la fuerza y la debilidad, una eterna victoria del fuerte sobre el débil». Y añade: «Con humanidad y democracia nunca han sido liberados los pueblos». En el indigesto «Mein Kampf» (1925), reitera que el domino de los fuertes y sanos no constituye un abuso de fuerza, sino una ley natural: «Sólo deberían engendrar hijos los individuos sanos. Es una desgracia que personas enfermas o incapaces traigan hijos al mundo». No actuar de ese modo constituye una ofensa contra la vida y un agravio contra el ideal de una humanidad sin taras ni imperfecciones. «La doctrina judía del marxismo –sostiene Hitler– rechaza el principio aristocrático de la naturaleza y antepone la cantidad numérica y su peso inerte al privilegio sempiterno de la fuerza y del poder». Sabemos que un equipo de periodistas reelaboró el «Mein Kampf» con vistas a su publicación, pues el manuscrito original era confuso y tedioso. Al margen de estas contingencias, es innegable el influjo de Nietzsche en las ideas y en la forma. Ese eco se repite en el testamento que Hitler dictó a Traudl Junge en el búnker de la Cancillería de Berlín: «La vida no perdona a la debilidad». En vísperas de su suicidio, Hitler enfatiza que el judaísmo envenena a los pueblos y provoca su decadencia. Por eso es necesario observar «escrupulosamente las leyes raciales» y «oponerse sin piedad» al bacilo judío, con su moral del resentimiento.



Visita de Hitler al Archivo Nietzsche en 1934


El exterminio de los judíos europeos es la consecuencia de una ideología a la que Nietzsche prestó argumentos, pese a quien pese.


Hitler imitó a Prometeo, pero no pretendía rebelarse contra los dioses, sino esculpir un nuevo modelo de hombre emancipado de la herencia judeocristiana. Nietzsche lo plantea con abierta crudeza: «¿Cómo puede sacrificarse la evolución de la humanidad para lograr el desarrollo de una especie que sea superior al hombre?». O, lo que es lo mismo, una nueva estirpe de conquistadores que dicen sí a la vida, con su carga de dolor e injusticia. En «La voluntad de poder» (1901), asevera: «El odio, el placer de causar daño, la sed de apoderarse de algo y de dominar, y, en general, de todo lo que se llama mal, no son en el fondo más que los elementos de la sorprendente economía de la conservación de la especie; economía costosa, desde luego, disipadora, y, en conjunto, sumamente insensata, pero que, como se ha comprobado, ha mantenido hasta hoy a nuestra raza». Después de la muerte de Dios, la moral del superhombre es la única alternativa contra el nihilismo.


La humanidad sólo puede avanzar regresando a sus orígenes, a la Sangre, la Raza y el Suelo. Hitler nunca disimuló su ambición. ¿Acaso Nietzsche no glorificó la voluntad de poder? «Necesidad de dominar: ¡pero cómo llamar vicio a la grandeza que accede al poder! ¡En verdad, nada malsano hay en tal deseo!» El mal no está en la ambición, sino en la timidez, la cobardía y la melancolía. «Desprecia toda sabiduría quejumbrosa», enseña Zaratustra. No dejes que te atemorice la contramoral reinante, pues «casi todo lo que nosotros llamamos civilización superior se basa en la espiritualización y la profundización de la crueldad». El político es un conquistador, un pensador y debe «saber hacer el mal con placer, deberá ser cruel en pensamiento y en obra». Eso que llamamos «mal» sólo es lo nuevo que anhela «conquistar, derribar fronteras, abatir las antiguas virtudes». Nuestro «concepto afeminado de humanidad» no soporta el contraste con la crueldad, que era uno de los rasgos distintivos de los griegos, «los hombres más humanos de la Antigüedad». Vivimos en el tiempo de una «Roma judaizada, edificada sobre ruinas, que ofrece el aspecto de una sinagoga ecuménica y se llama Iglesia». Es necesario acabar con esta situación para que surja una «raza de señores, una aristocracia nueva, inaudita, que establecerá para sí una legislación muy rigurosa en la que los filósofos déspotas y los artistas tiranos impondrán su voluntad durante milenios; una raza de hombres superiores por la voluntad, el saber, la riqueza y la influencia, […] que tomará las riendas del destino de la tierra y como artistas modelarán esta materia: el hombre. En resumen, será preciso cambiar radicalmente nuestro concepto de política». Hitler luchó por materializar ese nuevo concepto de política. Ya conocemos las consecuencias.


Cuando Karl Jaspers le preguntó a Heidegger si confiaba en Hitler para gobernar Alemania, el autor de «Ser y tiempo» (1927) contestó: «Pero, ¿no ha visto usted qué preciosas manos tiene?» Heidegger nunca condenó el nazismo, pues entendió que Hitler era el instrumento de «la misión espiritual del pueblo alemán». En el famoso discurso de toma de posesión como rector de la Universidad de Friburgo (curso 1933-1934), manifestó: «El mundo espiritual de un pueblo no es una estructura supracultural, como tampoco un arsenal de conocimientos y valores utilizables, sino que es el poder que más profundamente conserva las fuerzas de su raza y de su tierra, y que, como tal, más íntimamente excita y más ampliamente conmueve su existencia» («La autoafirmación de la universidad alemana», trad. de Ramón Rodríguez, Madrid, Tecnos, 1966).


Hitler no necesitó conocer al detalle la metafísica del artista de Nietzsche para escenificar sus objetivos. Pensar no es un acto inocente. Tampoco es una actividad solitaria. El filósofo es un innovador, pero también es el sedimento de las generaciones que lo preceden. La gran política no es una invención de Nietzsche, sino la plasmación de un anhelo colectivo, con varios siglos de historia. Después de Auschwitz, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que la política no necesita artistas, sino mentes impregnadas de prudencia. En política, la «mediocridad» puede ser una virtud y el «genio», el preludio de una catástrofe. La nota que escribió Borges a la muerte de Paul Valéry podría servir como guía para un porvenir sin finales wagnerianos: «En un siglo que adora los caóticos ídolos de la sangre, de la tierra y de la pasión, prefirió siempre los lúcidos placeres del pensamiento y las secretas aventuras del orden» («Otras inquisiciones», 1952).


Ese pietismo nebuloso, absurdo, que está a dos pasos del nihilismo, a dos pasos del Holocausto… La línea es directa, desde Lutero hasta Fichte, Hegel, Bismarck y Nietzsche, y Hitler. No hay que olvidar que Hitler regaló a Mussolini las obras completas de Nietzsche. Pues «Así habló Zaratustra» es una doctrina totalmente germana, fascista y todo lo que se quiera hablar. En fin.




Referencias

· Gustavo Bueno, España, 14 abril 1998. http://fgbueno.es/med/gb1998es.htm

· Gustavo Bueno, Idealismo alemán y nazismo. http://www.fgbueno.es/med/res024.htm

· José-Carlos Mainer, «El nazismo como cultura» – Revista de Libros. https://www.revistadelibros.com/resenas/johann-chapoutot-la-revolucion-cultural-nazi-jose-carlos-mainer

· Rafael Narbona, «Nietzsche en la guerra de Hitler» – Revista de Libros. https://www.revistadelibros.com/blogs/viaje-a-siracusa/nietzsche-en-la-guerra-de-hitler

· Harry Westerink, «Church reformer Luther inspired Hitler» – Doorbraak.eu. https://www.doorbraak.eu/gebladerte/30142v01.htm

Sobre el autor

[1] Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Oviedo. Suficiencia investigadora en el Doctorado en Filosofía por la Universidad de Oviedo con la tesina titulada El problema de lo uno en el Parménides de Platón. Investigador asociado de la Fundación Gustavo Bueno. Colaborador de la Hemeroteca del Proyecto Filosofía en Español de la Fundación Gustavo Bueno. Autor de los libros La sombra del vampiro: su presencia en el séptimo arte (Cultiva Libros, Madrid 2012), OVNIs y extraterrestres. Cine religioso (Círculo Rojo. Almería 2015), y Sam Peckinpah. Vida y obra (HiFer editor, Oviedo 2018).

Dirección: C/ 15 de agosto, nº 11, 3º A, 28026, Madrid, España.

ISSN 2695-5415

©2019 - La Razón Comunista.