5.1- La Leyenda Negra que atenta contra la Hispanidad (1ª Parte)

Actualizado: jun 1

Por Alicia Melchor Herrera


Resumen:

Durante el Siglo de Oro (1492-1681), y como reacción a la expansión e influencia cultural y económica del Imperio español se genera la Leyenda Negra, movimiento propagandístico promovido por intelectuales y dirigentes europeos -especialmente ingleses y holandeses-, que tenía como objetivo desprestigiar a España, su cultura, historia, capacidad productiva, creativa e intelectual, para ensombrecer los logros del Impero y contrarrestar su influencia. El acceso de los Borbones a la corona asentó el negrolegrolegendarismo en la superestructura ideológica de la corte y las clases altas. A pesar de la lejanía cronológica de su origen, la interpretación falseada de múltiples episodios de nuestra historia está aún presente en el subconsciente colectivo, por lo que nos avergonzarnos de un pasado tergiversado e injustamente denostado, acatando cobardemente la difamación y traicionando pusilánimemente la memoria de nuestros ancestros, ocultando sus gestas y propagando las calumnias que les injurian. Mediante este artículo pretendemos desmontar y combatir algunas de las exageraciones y sambenitos con los que se nos ha hecho cargar durante siglos, recopilados en una Leyenda Negra diseñada para asignar al Imperio Español delitos y pecados que nunca cometió, sembrando cizaña dentro de la Hispanidad para dinamitar una posible unión que hubiera acabado con la hegemonía anglosajona.

Palabras clave: Leyenda Negra, genocidio, conquista de América, Inquisición, esclavitud, racismo.



En Holanda, el hombre del saco que se come a los niños, es español
En Holanda, el hombre del saco que se come a los niños es español


Índice

  1. La Inquisición española: verdades y mitos

  2. La expulsión de los judíos de España

  3. Esclavos blancos, tratantes negros.

  4. Sacrificios humanos en la América precolombina

  5. ¿Hubo genocidio en América?

  6. Las cifras de Fray Bartolomé de las Casas

  7. El papel de la Universidad de Salamanca en el descubrimiento y en la legislación sobre la colonización.

  8. ¿Esclavitud en los Virreinatos?.

  9. El repartimiento, la encomienda, el yaconazgo, el coatequitl y la mita

  10. El oro que se llevaron los españoles de América



I.- LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA: VERDADES Y MITOS



Si hay algo que se asocia a la Leyenda Negra española, es el fantasma de la Inquisición. Una institución que ni fue únicamente española (siendo la más garantista procesalmente), ni fue únicamente católica.

Hubo también Inquisiciones protestantes que lucharon denodadamente contra el catolicismo, ya que la rebelión espiritual de Lutero fue aprovechada por gobernantes alemanes, monarcas escandinavos y anglosajones para romper con el tutelaje papal y apropiarse tanto de las propiedades como del control de la Iglesia en sus territorios. Cuando la Inquisición protestante bajo el mandato de Enrique VIII comenzó su persecución, había unos mil monjes dominicos en Irlanda. Sólo cuatro sobrevivían cuando Isabel I llegó al trono treinta años después.


Procedemos a continuación a desmontar varias falacias sobre la Inquisición española que están muy arraigadas y que son popularmente aceptadas como ciertas. Para este capítulo vamos a basarnos, a la hora de exponer los hechos narrados, en los artículos elaborados por Javier Sanz (2019), Christian Martín Valparaíso (2015) y Darío Madrid (2019) para las webs Historias de la Historia, Apología 2.1. y la web personal de Madrid. Remitimos a los mismos para una mayor profundización en lo que pasamos a exponer, que no es sino un resumen de los acontecimientos que, a nuestro juicio, son los más importantes para entender el papel de la Inquisición en la Historia general, y en la de España en particular.



I.1- Los orígenes de la Inquisición. Nacimiento de la Inquisición española.

La Inquisición no fue una creación española. De hecho, antes de que se instaurara la Inquisición española en 1478, la Iglesia católica creó otras instituciones predecesoras.


I.1 a/ La Inquisición Episcopal

La primera Inquisición (inquisitio, inquisitionis, «indagación»; derivado de inquirere, «buscar»), se constituyó en el Concilio de Verona de 1184 y fue denominada Inquisición episcopal, ya que los obispos eran los encargados de indagar y juzgar, y el poder civil de ejecutar la pena (desde el concilio de Letrán en1179, los clérigos tenían prohibido ejercer de verdugos). El papa Lucio III promulgó la constitución Ad abolendam, en la que se impelía a la nobleza -como poder civil- a ayudar a los obispos a descubrir y castigar a los herejes. Se consideró el comienzo de la Inquisición porque en ella se adoptaba el método inquisitivo, ya que no se requería una denuncia contra el supuesto hereje para éste fuese investigado. El acusado evitaba el castigo si reconocía y abjuraba de su error y aceptaba la doctrina oficial de la fe católica.

El objetivo principal de esta primera Inquisición fue la herejía cátara, movimiento religioso de carácter gnóstico que se propagó a mediados del siglo XI y logró arraigar hacia el siglo XII​ entre los habitantes del Mediodía francés, donde contaba con la protección de algunos señores feudales, vasallos de la corona de Aragón. Con influencias del maniqueísmo en sus etapas pauliciana y bogomila, el catarismo afirmaba una dualidad creadora (Dios y Satanás) y predicaba la salvación mediante el ascetismo y el estricto rechazo del mundo material, que consideraban obra demoníaca.

Dado que en 1208 el catarismo se extendía por la Occitania francesa, el papa Inocencio III llamó a cruzada contra los herejes. El rey de Francia, que esperaba apoderarse de los territorios de la Corona de Aragón en suelo francés, apoyó al ejército cruzado, que en 1209 sitió la ciudad de Beziers. Los cruzados asaltaron la ciudad al negarse los habitantes a entregar a los cátaros, provocando incendios, destrucción, pillaje y masacre indiscriminada de los más de 10.000 habitantes, que fueron pasados a espada sin importar sexo ni edad. Tras esta batalla, se dieron otras hasta que por fin se firmó el Tratado de París en 1229.


I.1 b/ La Inquisición pontificia o medieval

La segunda fue la llamada Inquisición pontificia o medieval, creada en 1231 por Gregorio IX. Los obispos perdieron su papel inquisitorial, que pasó a manos de un cuerpo de especialistas dominicos (orden experta en derecho canónico y teología), nombrados directamente por el papa y que sólo rendían cuentas ante él. Los inquisidores investigaban, juzgaban e imponían penas espirituales (penitencias, excomuniones, interdictos), mientras que en los casos más graves, eran entregados al brazo secular, que aplicaba las penas físicas y materiales (confiscación de bienes, demolición de las casas o muerte). Esta Inquisición medieval actuó en Francia, Italia y Centroeuropa. En España se circunscribió al reino de Aragón, refugio de muchos cátaros franceses que habían huido de la persecución. En Castilla, al no existir un foco relevante de herejes, no fue necesaria.