6.1- 200 Aniversario del nacimiento de Friedrich Engels

Actualizado: 28 de dic de 2020

Por Leo González Hevia.


Resumen: Friedrich Engels (nacido el 28 de noviembre de 1820 en Barmen, provincia del Rin, Prusia -Alemania-, fallecido el 5 de agosto de 1895 en Londres), filósofo socialista alemán, el más cercano colaborador de Carlos Marx en la fundación del comunismo moderno. Fueron coautores del Manifiesto Comunista (1848), y Engels editó los volúmenes segundo y tercero de El Capital después de la muerte de Marx.


Palabras clave: Engels, Marx, materialismo histórico, comunismo, socialismo.



Engels creció en el entorno de una familia marcada por opiniones políticas moderadamente liberales, una firme lealtad a Prusia y una pronunciada fe protestante. Su padre era el propietario de una fábrica textil en Barmen y también socio de la planta de algodón de Ermen & Engels en Manchester. Incluso después de que Engels persiguiera abiertamente los objetivos revolucionarios que amenazaban los valores tradicionales de la familia, normalmente podía contar con ayuda financiera de su casa. La influencia de su madre puede haber sido un factor para preservar el vínculo entre padre e hijo.


Aparte de las medidas disciplinarias que el padre consideraba necesarias para criar a un hijo dotado pero algo rebelde, el único caso en que su padre forzó su voluntad sobre Engels fue al decidir una carrera para él. Engels asistió a un Gimnasio (escuela secundaria), pero lo abandonó un año antes de graduarse, probablemente porque su padre sintió que sus planes para el futuro eran demasiado indefinidos. Engels mostró cierta habilidad para escribir poesía, pero su padre insistió en que fuera a trabajar en el negocio en expansión. Engels, en consecuencia, pasó los tres años siguientes (1838-41) en Bremen adquiriendo experiencia práctica de negocios en las oficinas de una empresa de exportación.

En Bremen, Engels comenzó a mostrar la capacidad de vivir la doble vida que caracterizó sus años medios. Durante las horas regulares, operó eficazmente como aprendiz de negocios. Como persona extrovertida, se unió a una sociedad coral, frecuentó la famosa taberna Ratskeller, se convirtió en un experto nadador y practicó la esgrima y la equitación (superó a la mayoría de los ingleses en las cacerías de zorros). Engels también cultivó su capacidad para aprender idiomas; se jactó ante su hermana de que sabía 24. En privado, sin embargo, se interesó por las obras liberales y revolucionarias, en particular los escritos prohibidos de los "Jóvenes Alemanes" como Ludwig Börne, Karl Gutzkow y Heinrich Heine. Pero pronto los rechazó por indisciplinados y poco concluyentes a favor de la filosofía más sistemática y abarcadora de G.W.F. Hegel expuesta por los "Jóvenes Hegelianos", un grupo de intelectuales de izquierda, entre ellos el teólogo e historiador Bruno Bauer y el anarquista Max Stirner. Ellos aceptaron la dialéctica hegeliana, es decir, que el progreso racional y el cambio histórico son el resultado de un conflicto de puntos de vista opuestos, que termina en una nueva síntesis. Los jóvenes hegelianos se empeñaron en acelerar el proceso criticando todo lo que consideraban irracional, anticuado y represivo. Como su primer asalto fue dirigido contra los fundamentos del cristianismo, ayudaron a convertir a un Engels agnóstico en un militante ateo, una tarea relativamente fácil ya que para entonces las convicciones revolucionarias de Engels lo preparaban para atacar en casi cualquier dirección.


En Bremen, Engels también demostró su talento para el periodismo publicando artículos bajo el seudónimo de Friedrich Oswald, quizás para no herir los sentimientos de su familia. Poseía una aguda capacidad crítica y un estilo claro, cualidades que fueron utilizadas más tarde por Marx para articular sus objetivos revolucionarios.


Después de regresar a Barmen en 1841, la cuestión de una futura carrera fue archivada temporalmente cuando Engels se alistó como voluntario por un año en un regimiento de artillería en Berlín. Ninguna disposición antimilitarista le impidió servir de manera encomiable como recluta; de hecho, los asuntos militares se convirtieron más tarde en una de sus especialidades. En el futuro, los amigos a menudo se dirigían a él como "el general". El servicio militar le dio a Engels tiempo para intereses más convincentes en Berlín. Aunque carecía de los requisitos formales, asistió a conferencias en la universidad. Sus artículos como Friedrich Oswald le permitieron entrar en el joven círculo hegeliano de The Free, antes el Club de Médicos frecuentado por Karl Marx. Allí se le reconoció como un formidable protagonista de las batallas filosóficas, principalmente dirigidas contra la religión.



I. Conversión al comunismo.


Después de su baja en 1842, Engels conoció a Moisés Hess, el hombre que lo convirtió al comunismo. Hess, hijo de ricos padres judíos y promotor de causas y publicaciones radicales, demostró a Engels que la consecuencia lógica de la filosofía y dialéctica hegeliana era el comunismo. Hess también destacó el papel que Inglaterra, con su industria avanzada, su floreciente proletariado y los presagios de conflictos de clase, estaba destinada a desempeñar en futuros trastornos. Engels aprovechó con entusiasmo la oportunidad de ir a Inglaterra, aparentemente para continuar su formación empresarial en la empresa familiar de Manchester.


En Inglaterra (1842-44), Engels volvió a funcionar con éxito como hombre de negocios. Sin embargo, después de las horas de trabajo, persiguió sus verdaderos intereses: escribir artículos sobre el comunismo para revistas continentales e inglesas, leer libros e informes parlamentarios sobre las condiciones económicas y políticas en Inglaterra, mezclarse con los trabajadores, reunirse con líderes radicales y reunir materiales para una historia proyectada de Inglaterra que subrayara el auge de la industria y la posición miserable de los trabajadores.


En Manchester, Engels estableció un vínculo duradero con Mary Burns, una trabajadora irlandesa sin educación, y, aunque rechazó la institución del matrimonio, vivieron juntos como marido y mujer. De hecho, la única tensión seria en la amistad entre Marx y Engels ocurrió cuando Mary murió en 1863 y Engels pensó que Marx respondió un poco demasiado casualmente a la noticia de su muerte. En el futuro, sin embargo, Marx se esforzó por ser más considerado, y, cuando Engels vivió más tarde con la hermana de Mary, Lizzy, en términos similares, Marx siempre cerraba cuidadosamente sus cartas con saludos a "Mrs. Lizzy" o "Mrs. Burns". Engels finalmente se casó con Lizzy, pero sólo como una concesión en su lecho de muerte.


En 1844 Engels contribuyó con dos artículos a los Deutsch-Französische Jahrbücher ("Anuarios franco-alemanes"), que fueron editados por Marx en París. En ellos Engels presentaba una versión temprana de los principios del socialismo científico. Reveló lo que él consideraba las contradicciones de la doctrina económica liberal y se propuso demostrar que el sistema existente basado en la propiedad privada conducía a un mundo compuesto por "millonarios y pobres". La revolución que seguiría llevaría a la eliminación de la propiedad privada y a una "reconciliación de la humanidad con la naturaleza y consigo misma".



II. Asociación con Marx.


De camino a Barmen, Engels fue a París para una visita de 10 días con Marx, a quien había conocido antes en Colonia. Esta visita resultó en una asociación permanente para promover el movimiento socialista. De vuelta en Barmen, Engels publicó Die Lage der arbeitenden Klasse in England (1845; La situación de la clase obrera en Inglaterra), un clásico en un campo que más tarde se convirtió en la especialidad de Marx. Su primer gran trabajo conjunto fue Die deutsche Ideologie (1845; La ideología alemana), que, sin embargo, no se publicó hasta más de 80 años después. Fue una crítica muy polémica que denunció y ridiculizó a algunos de sus primeros socios jóvenes hegelianos y luego procedió a atacar a varios socialistas alemanes que rechazaban la necesidad de la revolución. Las propias ideas constructivas de Marx y Engels se insertaron aquí y allá, siempre de manera fragmentaria y sólo como respuestas correctivas a los puntos de vista que estaban condenando.


Al volver a unirse a Marx en Bruselas en 1845, Engels aprobó su recién formulada interpretación económica, o materialista, de la historia, que suponía un eventual triunfo comunista. Ese verano escoltó a Marx en una gira por Inglaterra. Después pasó mucho tiempo en París, donde sus compromisos sociales no interfirieron significativamente con su principal propósito, el de intentar convertir a varios grupos de trabajadores alemanes emigrados -entre ellos una sociedad secreta socialista, la Liga de los Justos- así como llevar a los socialistas franceses a sus puntos de vista y a los de Marx. Cuando la Liga celebró su primer congreso en Londres en junio de 1847, Engels contribuyó a su transformación en la Liga Comunista.


Juntos, Marx y Engels persuadieron a un segundo congreso comunista en Londres para que adoptara sus puntos de vista. Los dos hombres fueron autorizados a redactar una declaración de principios y políticas comunistas, que apareció en 1848 como el Manifest der kommunistischen Partei (comúnmente llamado Manifiesto Comunista). Incluía gran parte de la definición preliminar de opiniones preparada anteriormente por Engels en las Grundsätze des Kommunismus (1847; Principios del comunismo), pero era principalmente obra de Marx.



Las Revoluciones de 1848, que fueron precipitadas por el intento de los Estados alemanes de deshacerse de un sistema político autoritario, casi feudal, y sustituirlo por una forma de gobierno constitucional y representativo, fue un acontecimiento trascendental en la vida de Marx y Engels. Fue su única oportunidad de participar directamente en una revolución y de demostrar su flexibilidad como tácticos revolucionarios con el objetivo de convertir la revolución en una victoria comunista. Su principal herramienta fue el periódico Neue Rheinische Zeitung, que Marx editó en Colonia con la ayuda de Engels. Este órgano del partido, que en aquel entonces se presentaba bajo una apariencia democrática, era de gran importancia para sus propósitos; con él podían proporcionar directrices diarias e incitación ante los cambios de los acontecimientos, junto con una crítica sostenida a los gobiernos, partidos, políticas y políticos.


Tras el fracaso de la revolución, Engels y Marx se reunieron en Londres, donde reorganizaron la Liga Comunista y redactaron directrices tácticas para los comunistas en la creencia de que pronto tendría lugar otra revolución. Pero la forma de reemplazar sus agotados ingresos pronto se convirtió en el principal problema de Engels. Para mantenerse a sí mismo y a Marx, aceptó un puesto subordinado en las oficinas de Ermen & Engels en Manchester, convirtiéndose finalmente en un socio de pleno derecho en la empresa. Volvió a funcionar con éxito como hombre de negocios, sin permitir nunca que sus principios comunistas y sus críticas a las formas capitalistas interfirieran en las operaciones rentables de su empresa. Por lo tanto, pudo enviar dinero a Marx constantemente, a menudo en forma de billetes de 5 libras, pero más tarde en cifras mucho más altas. Cuando Engels vendió su sociedad en el negocio en 1869, recibió lo suficiente para vivir cómodamente hasta su muerte en 1895 y para proporcionar a Marx una subvención anual de 350 libras, con la promesa de más para cubrir todas las contingencias.


Engels, que se vio obligado a vivir en Manchester, mantuvo una correspondencia constante con Marx en Londres y escribió frecuentemente artículos periodísticos para él; escribió los artículos que aparecieron en el New York Daily Tribune (1851-52) con el nombre de Marx y que más tarde se publicaron con el nombre de Engels como Revolución y contrarrevolución en Alemania en 1848 (1896). En la división informal del trabajo que los dos protagonistas del comunismo habían establecido, Engels era el especialista en cuestiones de nacionalidad, asuntos militares, hasta cierto punto en asuntos internacionales, y en las ciencias. Marx también se dirigió a él en repetidas ocasiones para pedirle aclaraciones sobre cuestiones económicas, en particular para obtener información sobre las prácticas comerciales y las operaciones industriales.


Das Kapital (El capital) de Marx, su obra más importante, lleva en parte un sello hecho en Manchester. Marx también recurrió a la facilidad de escritura de Engels para ayudar a "popularizar" sus puntos de vista comunes. Mientras que Marx era el brillante teórico de la pareja, fue Engels, como el apto vendedor del marxismo dirigiendo la atención a Das Kapital a través de sus reseñas del libro, quien implantó el pensamiento de que era su "biblia". Engels casi solo escribió Herrn Eugen Dührings Umwälzung der Wissenschaft (1878; Herr Eugen Dühring's Revolution in Science, mejor conocido como Anti-Dühring), el libro que probablemente hizo más para promover el pensamiento marxista. Destruyó la influencia de Karl Eugen Dühring, un profesor de Berlín que amenazó con suplantar la posición de Marx entre los socialdemócratas alemanes.



III. Los últimos años.


Después de la muerte de Marx (1883), Engels se convirtió en la principal autoridad sobre Marx y el marxismo. Además de los ocasionales escritos sobre una variedad de temas e introducciones a nuevas ediciones de las obras de Marx, Engels completó los volúmenes 2 y 3 de El Capital (1885 y 1894) sobre la base de los manuscritos no terminados y las notas generales de Marx. Las otras dos publicaciones tardías de Engels fueron los libros Der Ursprung der Familie, des Privateigenthums und des Staats (1884; El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado) y Ludwig Feuerbach und der Ausgang der klassischen deutschen Philosophie (1888; Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana). Mientras tanto, mantuvo una amplia correspondencia con los socialdemócratas alemanes y sus seguidores en todas partes, para perpetuar la imagen de Marx y fomentar cierto grado de conformidad entre los "fieles". Su trabajo se interrumpió cuando fue golpeado por un cáncer; murió de la enfermedad no mucho tiempo después.


Durante su vida, Engels experimentó, de forma más suave, los mismos ataques y veneración que cayeron sobre Marx. Urbanita alemán con el porte de un caballero inglés, Engels era el socio de Marx habitualmente alegre e ingenioso con un gran entusiasmo por vivir. Tenía un código de honor que respondía rápidamente a un insulto, incluso hasta el punto de la violencia. En sus escritos actuaba como el "verdugo de la sociedad capitalista", pudiendo ser muy ofensivo y despiadado en ellos, tanto que en 1848 varios amigos intentaron sin éxito persuadir a Marx de que lo desautorizara.


Salvo en la Unión Soviética y otros países comunistas, donde Engels recibió el debido reconocimiento, la posteridad lo ha agrupado generalmente con Marx sin aclarar adecuadamente el importante papel de Engels. Es probable que la atención que Engels recibe se traduzca en un escrutinio minucioso de sus obras para descubrir las diferencias que existían entre él y Marx. Como resultado, algunos estudiosos han concluido que los escritos y la influencia de Engels son responsables de ciertas desviaciones o distorsiones del "verdadero marxismo" como ellos lo ven. Sin embargo, los académicos en general reconocen que el propio Marx aparentemente no era consciente de ninguna divergencia esencial de ideas y opiniones. La correspondencia entre Marx y Engels, que revela una estrecha cooperación en la formulación de las políticas marxistas, confirma ese punto de vista.

Sobre el autor:

Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Oviedo. Suficiencia investigadora en el Doctorado en Filosofía por la Universidad de Oviedo con la tesina titulada El problema de lo uno en el Parménides de Platón. Investigador asociado de la Fundación Gustavo Bueno. Colaborador de la Hemeroteca del Proyecto Filosofía en Español de la Fundación Gustavo Bueno. Autor de los libros La sombra del vampiro: su presencia en el séptimo arte (Cultiva Libros, Madrid 2012), OVNIs y extraterrestres. Cine religioso (Círculo Rojo. Almería 2015), y Sam Peckinpah. Vida y obra (HiFer editor, Oviedo 2018).

Dirección: C/ 15 de agosto, nº 11, 3º A, 28026, Madrid, España.

ISSN 2695-5415

©2019 - La Razón Comunista.