7.5- Asalto a la nación: así influyó la red europea de Soros en Cataluña (Parte II)

Actualizado: mar 25

por Andréi Kononov


Resumen: El partido europeísta radical DiEM 25, dirigido por figuras tan carismáticas como Yanis Varoufakis o Julian Assange, promueve la idea supuestamente progresista de una Europa federal donde países como España no tendrían cabida, cediendo su puesto a regiones autónomas como Cataluña. No obstante, esta investigación demuestra que detrás de semejante planteamiento se hallan factores que nada tienen que ver con los valores de la izquierda y sí con los oscuros intereses del capitalismo financiero global. Analizando el pasado y el presente del nutrido grupo conformado por los valedores de esta formación (que abarca un amplio espectro compuesto por políticos, activistas, abogados, filósofos o incluso conocidos actores de cine), este trabajo desenmascara a DiEM 25 y ofrece una explicación plausible de su apoyo explícito al separatismo catalán, al mismo tiempo que demuestra con todo lujo de detalles sus vínculos con el magnate y especulador George Soros.


Palabras clave: Soros, Unión Europea, geopolítica, Imperialismo, Cataluña


FOTO 1: Noam Chomsky y Slavoj Zizek.



I. DiEM 25, el “partido progresista” al servicio de las élites financieras.


La visión de República europea posnacional y regionalista preconizada por los principales líderes del partido europeísta DiEM 25, tales como Yanis Varoufakis, Lorenzo Marsili o Ulrike Guérot, y que ha contado además con la inestimable colaboración del activista Julian Assange, fue finalmente fijada a través de la publicación del manifiesto fundacional de esta formación (DiEM 25, s.f.). Desde luego, no parece fruto de la casualidad que, entre otras iniciativas, en dicho texto se promuevan los siguientes dos puntos:

“-Una Europa descentralizada que utiliza el poder central para maximizar la democracia localmente.
-Una Europa pluralista de regiones, etnias, religiones, naciones, idiomas y culturas.”

Por ello, resulta perfectamente coherente que, tal y como hemos comprobado en la primera parte de nuestra investigación, DiEM 25 ponga todo su empeño en apoyar una causa como la independencia de Cataluña. Así quedó expresado en un comunicado donde los integrantes de este partido dejaron meridianamente clara su postura con respecto a este tema (Diem 25, 2017):

“En base a nuestro manifiesto, DiEM 25 defiende una Europa Abierta, sin fronteras ni control central asfixiante. Soñamos con una Europa donde una Cataluña democrática sea parte de una Europa democrática sin que nadie realmente sea consciente o se preocupe de si pertenece o no a España.”

Y a renglón seguido, añadieron de forma concisa y contundente una diatriba contra los intentos de España por mantener su unidad, lo que suponía todo un espaldarazo a las tesis defendidas por los independentistas catalanes:

“Condenamos la manera en que la democracia y los derechos fundamentales como la libertad de expresión y la libertad de reunión sean restringidos por la respuesta autoritaria de Madrid.”

Yendo más lejos, resulta interesante comprobar que todos los activistas o políticos que han decidido acercarse a la órbita de DiEM 25 han terminado por abrazar, de forma casi inexorable, la causa del separatismo catalán. Tal ha sido el caso de Benoit Hamon, ex candidato socialista al Elíseo, quien, tras mostrar su apoyo al partido de Varoufakis (DiEM 25, 2017), se dedicó a defender en diversas comparecencias el derecho de autodeterminación de Cataluña. Incluso este notable político francés llegó a mostrar en público su solidaridad hacia los líderes separatistas que actualmente se hallan en prisión (el Nacional, 2019).


Pero por si la situación no estuviera ya de por sí suficientemente embrollada, la pintoresca irrupción en escena de la actriz Pamela Anderson terminó por romper todos los esquemas. Esta conocida actriz, que hace algunas décadas protagonizó exitosas series como Los vigilantes de la playa, empezó de forma repentina a mostrar un inusitado interés hacia la actividad de Julian Assange. Y es que semejante acercamiento no tardó en provocar que algunos medios sensacionalistas especularan incluso con la posibilidad de que existiera alguna clase de romance entre ambos (de Buján, 2018). Más adelante, la señora Anderson hizo público su apoyo al partido DiEM 25 (Meyer, 2019), convirtiéndose así en una importante estrella mediática del mismo. Sorprendente o no, la realidad es que ya en 2017 Pamela Anderson había mostrado sus simpatías por la independencia de Cataluña (la Vanguardia, 2017), hasta tal punto que, no hace mucho, decidió fotografiarse en Bruselas junto al prófugo Toni Comín (El Periódico, 2019).

FOTO 2: Pamela Anderson, estrella mediática DiEM 25, junto al líder separatista Toni Comín


Tal admiración profesada por Pamela hacia la causa separatista ha quedado bien reflejada en el blog de su fundación, la Pamela Anserson Foundation. Allí, lejos de mostrar una visión ingenua con respecto a este tema, se exhibe un conocimiento preciso y muy meditado de los planes para regionalizar Europa pregonados por Yanis Varoufakis y Ulrike Guérot (Anderson, 2017). Veamos un ejemplo:

«La pregunta, sin embargo, es si sería un desastre que Cataluña se independizase. No es mala idea si se maneja correctamente y no sería el fin del mundo. Creo que el futuro de Europa como continente de los estados nacionales está obsoleto, pues los estados nacionales son el pasado. Puedo imaginarme una Europa de regiones y ciudades-estado, que fue más o menos la forma en que Europa funcionó durante mucho más tiempo antes de que surgieran las naciones-estado. Conozco el problema con los imperios multiétnicos, pero creo que la UE estaría bien como una colección de diferentes regiones, o como el modo suizo o el antiguo modelo de las ciudades-Estado.»

Sin embargo, parece que lo que mueve a la señora Anderson es más que una simple afición por defender causas extravagantes que ella considera nobles y justas. Se da la notable circunstancia de que la Fundación de Pamela Anderson aporta fondos a la plataforma Alliance for Global Justice, una entidad que, según el portal Influence Watch, también recibe financiación de la Open Society de Soros y de la Fundación Tides, la cual a su vez también se halla vinculada a la red de fundaciones controlada por el magnate (Influence Watch, s.f.).


Siguiendo en esta misma línea, si dirigimos nuestra atención al consejo asesor de DiEM 25 (DiEM 25, s.f.), advertiremos que Julian Assange se halla acompañado de un nutrido y selecto colectivo compuesto por activistas, intelectuales y celebridades que colaboran asiduamente con este partido. Entre ellos, podemos destacar al filósofo Slavoj Zizek, conocido por ser amigo personal de Julian Assange desde hace muchos años. El propio Assange define a su colega como «un antiguo disidente anticomunista que se ha convertido en comunista según se describe él a sí mismo» (Russia Today, 2012).


Sin embargo, observamos que en la biografía de este pensador esloveno aparecen de nuevo numerosos puntos oscuros, así como extrañas contradicciones que lo convierten en un “comunista” un tanto peculiar. Por ejemplo, en una fecha tan temprana como 1996, al ser preguntado por la labor “filantrópica” de George Soros, Zizek respondió de forma muy similar a como ya hemos visto que suele abordar Varoufakis este espinoso tema, es decir, de forma ambivalente: destacando al mismo tiempo rasgos positivos y negativos (Geert, 1995).

“A corto plazo lo apoyo, pero mis ideas al respecto no están en la línea de Popper. Soros lo está haciendo bien en el ámbito d