9.1- Sistema público y empresarial en la República Popular China

Por Alfonso Díaz Cerrón (1)


Resumen: En esta publicación abordaremos el sistema público de la China continental, para ello se explicará el funcionamiento de los servicios comunes asociados al Estado del bienestar, como son: la sanidad, la educación o ayudas sociales de todo tipo. En segundo lugar, mencionaremos la importancia de las empresas estatales o con participación del Estado en el Gigante Asiático, con estas últimas nos referimos a aquellas empresas que a pesar de no ser propiedad enteramente del Estado, sí tiene éste un papel decisor debido a ser el principal accionista o porque simplemente la empresa está asociada a alguna entidad estatal. En tercer lugar, expondremos el papel de la banca pública, de las empresas colectivas y de las empresas de capital abierto, muy comunes en China debido a su vocación más colectivista y estatista, este tipo de empresas no pueden ser consideradas empresas estatales ya que no son propiedad del Estado, pero tampoco empresas puramente privadas debido a que son propiedad de sus muchos accionistas, de los cuales el Estado puede ser uno de ellos, como ocurre en muchos casos. Para finalizar compararemos el modelo keynesiano asociado a la tercera vía socialdemócrata-socioliberal tan común desde finales de la Segunda Guerra Mundial en Europa y hasta nuestros días con el modelo chino, conocido como “socialismo de mercado” o más comúnmente “socialismo con características chinas”.


Palabras clave: China, socialismo con características chinas, empresas de capital abierto, empresas colectivas, empresas privadas.




I. Servicios públicos en la República Popular China.



I.-1 Sanidad.


Según las cifras oficiales, en el año 2014, la cobertura médica en China era prácticamente universal: 265 millones de personas disponen del Seguro Médico Básico para Empleados Urbanos, 271 millones cuentan con el Seguro Médico Básico para Residentes Urbanos y 805 millones se acogen al Nuevo Esquema Rural Cooperativo del Seguro Médico.


No obstante, estos niveles de protección no son gratuitos totalmente en tanto que son seguros médicos y no parte de un sistema sanitario 100% universal y gratuito. Por ejemplo, en el caso del Nuevo Esquema Rural Cooperativo del Seguro Médico, que afecta a la mayor parte de los ciudadanos, ya que la población rural en China representa un 40% del total, este seguro cubre el 75% de los gastos de hospitalización y hay personas que, sobre todo si padecen enfermedades graves, no pueden afrontar el resto del importe.


Dado el nivel de ingresos de la mayoría de los chinos con una renta per cápita media o media baja, la sanidad es un bien poco asequible. Según un sondeo de la consultora local Horizon Research Consultancy Group, para el 95% de los encuestados la atención sanitaria es cara. Además del precio, según esta misma consultora, el 81% de los encuestados califica de difícil el hecho de poder ver a un médico en muchos casos.


Ante todas estas deficiencias del sistema sanitario en el país, durante el 18º Congreso Nacional del Partido Comunista de China, celebrado en noviembre de 2012, el gobierno se comprometió a mejorar el sistema de cobertura sanitaria y a establecer mecanismos de ayuda económica para el tratamiento de enfermedades graves y naturalmente más costosas. El gasto en salud en porcentaje del PIB en 2016 fue del 2.91%, unos 293 mil millones de euros. En los últimos años el gasto público en sanidad ha aumentado considerablemente y se estima que para mediados o finales de la década del 2020 se logre un sistema sanitario universal.


I.2. Educación.


Según la “Ley de Educación Obligatoria de la República Popular de China”, se implantó la educación obligatoria a partir de los nueve años desde 1986, desde la educación primaria hasta la educación secundaria. La cuota de las escuelas en general es muy baja (alrededor de 200 a 700 yuanes anuales, es decir, entre 26 y 90 euros de cuota anual).


En las zonas rurales, la educación a partir de los nueve años es totalmente gratuita desde el año 2007, pero hay muy pocas instituciones que impartan educación secundaria en estas áreas, por ejemplo, en las zonas montañosas como las provincias de Guizhou, Sichuan, Shanxi etc. los alumnos deben recorrer hasta más de 10 kilómetros diarios para asistir a sus clases. Hoy en día, el gobierno está muy enfocado en que cada alumno asista a sus clases, tanto así que es delito punible el hecho de privar a cualquier alumno de su educación obligatoria.


El sistema educativo se divide en educación preescolar, educación primaria, educación secundaria, educación superior y educación universitaria. En la República Popular China existen un gran número de universidades, algunas de ellas de las más prestigiosas del mundo como la de Beijing o la Universidad Tsinghua según el Ranking de Shanghái. En estos momentos China cuenta con más de 300 millones de estudiantes recibiendo su educación, de este modo, tiene el número más alto de estudiantes en el mundo ya sea en educación obligatoria o superior.


La tasa de alfabetización en China es del 96,4% siendo uno de los países del Tercer Mundo más alfabetizados. La educación privada es prácticamente inexistente y solo el 3% de los estudiantes estaban matriculados en escuelas de pago en el año 2006. Con un total de casi 3,7 billones de yuanes (unos 520.000 millones de dólares), el gasto público en educación registró en 2018 un aumento interanual del 8.15% y representando además el 4.11% del PIB.


I.3. Ayudas sociales.


Desde 1990, China ha impulsado la reforma del sistema de pensiones, de desempleo y de atención médica. El Consejo de Estado publicó las regulaciones sobre el Seguro de Desempleo, las Normas Provisionales sobre Recaudación de Primas de Seguro Social, las Normas sobre Seguridad de Mínimos de Vida para la Población Urbana y otras estipulaciones de carácter jurídico que han proporcionado una garantía legal al sistema de seguridad social.


En relación a las ayudas en materia de educación, ha aumentado considerablemente la inversión en becas y subsidios de estudio nacionales de los centros docentes superiores y de las escuelas vocacionales (de oficio) de la enseñanza media y superior de 2.050 millones de yuanes en 2006 a 26.000 millones de yuanes en 2010. Este presupuesto tiene como fin ayudar a los estudiantes procedentes de familias con pocos recursos para que puedan cubrir los gastos escolares y de vida. Los centros docentes también destinan fondos de sus ingresos a apoyar financieramente a los alumnos necesitados. Se estimula a los diversos círculos sociales a ofrecer, de diversas formas, becas y subsidios de estudio. Además de esto, se fomenta la conciliación entre trabajo y estudio en pos de que los alumnos de la educación superior puedan cubrir algunos gastos.


La primera Ley de la Seguridad Social integral de China fue aprobada en 2010 y entró en vigor el 1 de julio de 2011. Mediante la aprobación de la misma, el gobierno consolidó normas y regulaciones previas bajo un marco estandarizado de la Seguridad Social, con el objetivo de disponer de un control más efectivo sobre los fondos aportados al sistema público y para mejorar la red global de la Seguridad Social. El Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social (MHRSS) administra el sistema de bienestar social de China, el cual abarca cinco tipos de seguros sociales:


I.3.a. Seguro médico


Existen tres tipos de seguros que ya mencionamos en el apartado “sanidad” de este epígrafe. No existe un seguro médico general por las importantes diferencias sociales y económicas que todavía existen entre el campo y la ciudad en China. En general, independientemente del tipo de seguro el trabajador debe de aportar un 2% de su salario mientras que el empleador deberá de aportar entre un 5 y un 12% del salario total del empleado.


En las ciudades más ricas los empleadores aportan más de un 10% y en ciudades más pobres menos del 10%. El principal problema de la Seguridad Social en China es el hecho de que si una persona asegurada se enferma o lesiona en un lugar ajeno a su jurisdicción médica puede sufrir muchas trabas administrativas para solicitar el reembolso por los gastos médicos. Debido a esto el gobierno implementó un programa de reembolsos inmediatos para aquellas personas que recibieran tratamiento en otra provincia ajena a su provincia de residencia en 2015.